Te soñé muerto

—No me gusta tu nuevo trabajo. Ya sabes el porqué.

—Fue solo una pesadilla.

Desde que llegó al lugar estuvo pendiente de que no hubiera nada que alimentara los temores de su mujer. Evadía los montacargas para no ser lastimado por uno de ellos. Aseguraba las cajas inestables y que podían caer sobre su cabeza o la de alguien más. Observaba el piso por objetos potencialmente peligrosos que le provocaran una caída.

Cerrando la puerta de un tráiler sintió dolor en su hombro. Minimizó el hecho. El malestar fue constante a pesar de los analgésicos que tomaba.

Al fin decidió acudir con un médico. Los exámenes realizados revelaron la presencia de un cáncer a ese nivel.

Le amputaron el brazo, pero no pudieron salvarle la vida. Falleció un mes más tarde.

%d bloggers like this: