Mafioso

El entrevistador se quedó mirando al aplicante.

                —¿Qué programas conoces?

                —En mi trabajo usábamos el AS250. Los demás programas son propios de las compañías y están diseñados para sus necesidades.

                —No todos. ¿Conoces el Bextrax12?

                —No. Nunca había escuchado de él.

                —Esta bien.  Es todo por hoy.

                Un apretón de mano y le indicó la salida.

                —¿Porque no lo contrataste? Tiene buen resumé —dijo el otro entrevistador, presente en la habitación.

                —El Bextrax12 no existe, pero si fuera ambicioso hubiera mentido. Para lo que yo lo quiero, es muy honesto.

%d bloggers like this: