Blog

Solo quince segundos

Solo quince segundos

María Liu terminó de cerrar la tienda de abarrotes. Su jefe, el señor Candao, salió del negocio un poco más temprano, dejando en manos de ella la responsabilidad de cerrar el local. Dos trabajadores más le ayudarían en el proceso. A la salida se reunió con su amiga Florencia Atay, de origen filipino. Ella trabajaba…

Miedo ajeno

Miedo ajeno

—¡La migra, la migra! —gritó alguien. Aquella voz de alarma se propagó dentro de la fábrica con la intensidad de un coro de voces mixtas donde predominaba un timbre de miedo. Los trabajadores detuvieron el accionar de las máquinas de coser. Sin que se les explicara con claridad lo que pasaba, corrieron hacia todas las…

El olor de la carne

El olor de la carne

Algunas personas creen que la licenciatura en Nutrición está relacionada con la flacura de las modelos de pasarela y esperan que estas profesionales luzcan como tal. Otros opinan que es parte de una huelga de hambre o está vinculada a la anorexia. Nada más lejos de la verdad. La realidad es que tiene que ver…

De visita

De visita

Don Arnulfo Mariscal decidió visitar a su hija  y viajó desde el estado de Guerrero, en México, hasta una de las ciudades  más grande de  California: Los Ángeles. Dos días después de haber arribado, Miguel Urbina, un sobrino a quien no había visto en quince años, llamó a su prima para avisarle que iba a…

El refrigerador

El refrigerador

El coronel Polanco se alistó para irse a trabajar. Mientras su mujer le servía el desayuno se dijo así mismo que había sido una buena idea el haber adquirido una nueva cocina. Era esa que su mujer había visto en un comercial de televisión, con cuatro quemadores y un horno donde preparar la gallina que…

Algo más

Algo más

Después de tantos años aún pienso que no debí aceptar esa respuesta como algo definitivo. Creo que debí haber dicho o hecho algo más, ser más incisivo en ese momento y no lo fui. En 1988 cursé el segundo año de la carrera de medicina. Una de las clases impartidas en esa etapa fue fisiología.…

Confesión

Confesión

A los cincuenta años, en su lecho de muerte, Matilde Paz Martínez pidió estar a solas con su marido. Dijo tener algo importante que conversar con él ahora que sentía que aquel cáncer de cérvix uterino le restaba los últimos días de su existencia. Viendo lo inminente de su muerte señaló que no tenía nada…